Hernia Discal

El disco intervertebral es una estructura situada entre dos vértebras adyacentes a nivel tanto cervical como dorsal y lumbar. Está compuesto por dos partes: una parte central gelatinosa denominada “núcleo pulposo”, y rodeándola una estructura fibrosa denominada “anillo fibroso”. Su función es amortiguar las cargas y estabilizar el movimiento entre dos vértebras.

Hernia Discal y la Quiropráctica

El disco intervertebral  joven posee un aspecto húmedo. Esta humedad va desapareciendo (deshidratación del cuerpo) con el paso de la edad, lo que limita la capacidad protectora del disco y supone una degeneración del disco. De esta manera, la capacidad protectora de los discos se ve limitada por su rigidez y los impactos no pueden ser absorbidos en la misma proporción, con lo que se acelera el desgaste natural de las vértebras.

Las tensiones repetidas (un golpe, accidentes, mala postura, levantamiento de un peso de forma indebida, cambios degenerativos de la columna vertebral), pueden degenerar las fibras del disco y desgarrar, deformar o romper el anillo fibroso y liberar el núcleo pulposo. Una hernia de disco se produce cuando la porción central del disco (núcleo pulposo) se desplaza a través del anillo fibroso. Al desplazarse el núcleo pulposo puede producirse una compresión de la médula espinal o de una o varias raíces nerviosas.

Hernia Discal y la Quiropráctica

Síntomas y Señales de Hernia Discal Lumbar (parte inferior de la espalda):

  • Espasmo muscular
  • Debilidad muscular o atrofia en etapas avanzadas
  • Dolor que se irradia a los glúteos, las piernas y los pies
  • Dolor que empeora al toser, hacer esfuerzos o reír
  • Lumbago severo
  • Hormigueo o entumecimiento en las piernas o los pies

Síntomas y Señales de Hernia Discal Cervical (cuello):

  • Dolor cervical
  • Debilidad de los músculos del brazo
  • Dolor profundo cerca o sobre la escápula del lado afectado
  • Incremento del dolor al doblar el cuello o girar la cabeza hacia un lado
  • Dolor que se irradia al hombro, parte superior del brazo, antebrazo y a la mano
  • Empeoramiento del dolor al toser, hacer esfuerzos o reír
  • Espasmo de los músculos cervicales

El dolor suele notarse con más agudeza al doblarse o girarse, por lo que el dolor es más intenso al sentarse que al permanecer erguido. La forma de detectar este problema a través del historial es al padecer fuerte dolor de espalda en la zona lumbar, así como dolor en piernas y entumecimiento. Cuando la hernia de disco afecta a las piernas, se conoce el problema como ciática.

El objetivo del tratamiento quiropráctico para los problemas de disco, es reducir la presión que ejercen las vértebras sobre el disco, ayudar a restablecer el movimiento normal y la posición de las articulaciones vertebrales. A demás de reducir el abultamiento, la mejor función espinal ayuda a disminuir la inflamación. Muchos pacientes han evitado dependencias de analgésicos al optar por una atención quiropráctica conservativa.

Temas relacionados:

  1. Tratamos dolores de espalda y extremidades, de cabeza, hernia discal, ciática …
rss Follow Us facebook Follow Us twitter