La Quiropráctica y la Tercera Edad

“Al final, no cuentan los años en tu vida, cuenta la vida en tus años.”
Lincoln

A esa edad, el cuerpo se hace más delicado y con un metabolismo general más lento y débil. Un esqueleto más frágil, tolera peor que un adulto más joven la agresividad de los fármacos y de la cirugía. El tratamiento Quiropráctico tiene un enfoque más conservador, sin efectos secundarios, que respeta la fisiología natural en vez de alterarla, adaptándose a las necesidades individuales de cada persona.

La quiropráctics y la tercera idad

La tercera edad nos trae infinitas posibilidades de disfrutar la vida si nos sentimos bien. La quiropráctica puede mejorar notablemente la calidad de vida tratando sus músculos, articulaciones y nervios le puede permitir, a pesar del paso de los años, mantenerse activo sin el dolor que pudiera impedirle llevar una vida sana.

El cuidado quiropráctico puede permitir recuperar la autonomía personal.